Mujer y Política

Familia o Carrera?

Estos días me dediqué a re leer un libro de una escritora que me ha cautivado por completo, de la cual les hablaré más tarde pero por ello detuve las publicaciones. Sin embargo, en mi breve tiempo diario de leer algo diferente al trabajo o a bebés, me encontré un artículo de Harvard Business Review que habla de la realidad que muchas mujeres enfrentamos cuando decidimos tener hijos y tenemos que hacer alguna pausa obligada en nuestro crecimiento profesional.

El artículo afirma, que las mujeres no ocupamos más cargos de alto rango porque invertimos gran parte de nuestro tiempo como cuidadoras principal de los hijos. El artículo documenta, al menos el doble de horas que la madre tiene que invertir a diferencia de los padres.

Muchas feministas pudieran pensar que es injusto, que hay mas razones o que las mujeres podemos ser madres y profesionales exitosa y aspirar a altos rangos. Yo lo creía, pero ahora, al ser madre de un bebé de 9 meses me doy cuenta que es imposible, el día solo tiene 24 horas, aún sin dormir no hay tiempo de trabajar las 14 horas que una posición alta pudiera demandar, o sostener la alta frecuencia de viajes y ser madre de tiempo completo sin ayuda significativa en los cuidados de los hijos y la atención a las cosas del hogar.

Yo solía trabajar 14, o hasta 15 horas al día y siempre tenía todo mi trabajo perfecto, siempre adelantada, siempre en tiempo con los entregables y me daba el lujo de hacer iniciativas o ayudar a otros con su trabajo. Al nacer mi bebe, esas 14 horas se redujeron a la mandatoria jornada laboral de 8 horas, y algunos días a 10. Jamás he podido en estos 9 meses lograr trabajar lo mismo que hacia antes.

Muchas mujeres se enfrentan ante el dilema de decidir por la maternidad y/ o la vida profesional. Creo que no están peleadas, pero definitivamente si uno decide ser madre, tienes que comprender que es tiempo que profesionalmente tiene que congelarse. Que no podrás a la misma velocidad de antes estudiar otra cosa, tener jornadas interminables, viajes imparables, etc. Y si decides optar  por llevar tu carrera profesional a máxima velocidad, pudieras estar sacrificando tiempo valioso con tu familia. Porque para mi, no solo se trata de brindar los cuidados básicos de supervivencia a los hijos, el tiempo es lo que requiere la construcción de una familia.  Tiempo para conocerse, tiempo para construir una relación y alimentarla.

No es que las mujeres tengamos que renunciar a nuestra actividad profesional o intelectual, por el contrario, la educación de un hijo te demanda estar inmersa en el mundo para poder guiarlos, pero ahora creo firmemente que como en todo en la vida, una decisión implica renunciar a algo. En este caso, para mi, yo personalmente renuncio por al menos unos años, a una posición de alto mando para poder dedicar un tiempo razonable a mi familia.

No creo que todas las mujeres sepamos renunciar tan fácil a un derecho que ha costado mucho trabajo e incluso vidas, que es el de tener la oportunidad de estudiar, de ser activas en la vida económica y política de un país, pero es necesario, por la simple razón, de que estamos tomando una decisión (cual sea esta) y que una decisión implica renuncia.

Creo firmemente que podemos ser felices educando hijos y mantenernos económica e intelectualmente activas,  pero hay que tener las expectativas de crecimiento muy claras o la expectativa clara de la familia a la que aspiramos.

Lo cruel para mi, ya no es que las mujeres tengamos que decidir por una u otra cosa, o renunciar a algo en ambos lados en cierta medida; lo cruel, es que la sociedad, el gobierno, y en ocasiones las mismas mujeres, no reconozcamos el valor de esta actividad de educar y cuidar a los hijos. Por un lado la sociedad actual mexicana te juzga si sales a trabajar, pero si no sales a trabajar también. Y eso, sin contar los míseros 84 días de licencia de maternidad que nos da el gobierno. En ese tiempo, ni siquiera pudiera estar establecida la lactancia, o el bebé aún no establece su rutina de sueño,  y la mujer tiene que regresar, a ser empleado de tiempo completo, sin dormir, con medio comer, y con un cuerpo en recuperación o aún en desgaste por la lactancia.

Es realmente cruel e irresponsable el no reconocer que la sociedad y el gobierno tienen un compromiso con los futuros ciudadanos, que su desarrollo es vital para aspirar a una sociedad sana en todos los aspectos.

Este artículo me hizo reflexionar mucho sobre mi situación actual, y me ayudó a entender que si tengo claras mis prioridades, las decisiones se vuelven sencillas.

Con Cariño para Emiliano

Comparto link del artículo por si están interesados en revisarlo y tener sus propias reflexiones

https://hbr.org/2018/01/unpredictable-schedules-disproportionately-hurt-womens-careers?utm_campaign=hbr&utm_source=facebook&utm_medium=social

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s