Mujer y Sociedad

Limpiando la sociedad

Este fin de semana asistí a un acomodado desayuno con amigas de un trabajo anterior. He de decir que son personas buenas, con valores humanos muy fuertes y que son mujeres trabajadoras y madres de familia.

Todas estas cualidades no alcanzan para modificar un valor social que está muy presente en México y que está relacionado con el trabajo doméstico. En México, un gran número de hombres y mujeres encuentra un medio de sustento trabajando en los hogares de gente acomodada o al menos con la capacidad para dar un salario, aunque sea el mínimo. Estas personas en su gran mayoría no tienen derecho a la seguridad social, y no hay nada que regule en que manera se contratan estos servicios como sí ocurre en otros países.

La charla giró alrededor de como sus empleadas domésticas “Abusaban de los buenos tratos”, refiriéndose a que la empleada osaba a gozar de días de descanso, que estaban sujetas a imprevistos familiares, porque en su mayoría son personas con una familia en algún lugar.

Esta charla me hizo reflexionar sobre el tema, y encontré que el INEGI tiene mapeado este sector económico. Un estudio publicado en el 2010, revela que al menos 1.58 millones de mexicanos se dedica a este sector y de este número el 94% corresponde a mujeres. No me sorprendió este porcentaje, pues sabemos que la mujer encuentra en el trabajo doméstico una opción económica; tampoco me sorprendió  que el 9% aproximadamente son de origen indígena. Lo que si llegó a impactarme, es que el 0.7%  corresponde a edades de 12 a 14 años, y el 6.5% a edades de 15 a 19 años. El dato sorprende porque  desde edades muy tempranas, niñas se enfrentan a situaciones inimaginables.

El “mercado” del trabajo doméstico crece principalmente de boca en boca, amigas haciéndose referencias o primas de las hijas de las empleadas. Empiezan a surgir intermediarios entre el contratante y la empleada doméstica, pero tengo mis reservas de que esto sea realmente un beneficio para las trabajadoras.

La reflexión más fuerte que tengo en este sentido, es que como podemos las mujeres en cierto momento, abusar de la situación de otra mujer menos favorecida. No estoy en contra de tener trabajadoras en casa, esas personas necesitan trabajar. Estoy encontra de menospreciar el trabajo, de no buscar entre mujeres mejores condiciones de vida.

Yo creo firmemente que la mujer tiene realmente el poder de cambiar el rol de la propia mujer en la sociedad, pero es necesario vencer muchos estereotipos, tradiciones sin sentido que llevan sin ninguna duda a someter a situaciones poco equitativas para este sector de la población.

 

2 comentarios en “Limpiando la sociedad”

  1. Sigue escribiendo, me identifico con tus palabras siempre tan acertadas! Yo soy mamá de un pequeño de 10 años, y a mis 36 no es fácil, no sé qué edad tengas tu, pero intuyo que tu baby es más pequeño. Te envío un cordial saludo. Feliz día!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s