Mujer y Sociedad

El esfuerzo social

El mundo nos presenta muchos retos día a día; para mi uno de los mayores desafíos es el esfuerzo que se requiere para tener y mantener una red social que nos permita sobrellevar las alegrías y sin sabores de la vida.

Cuando era más joven tuve la fortuna de no tener que preocuparme por hacer amigos. En la escuela, en la colonia, de fiesta, incluso en la universidad y primeros años de trabajo el entablar relciones interpersonales no demandaba un plan perfecto, todo se daba con naturalidad.

Al pasar los años el número de personas con las que tengo contacto cercano se va disminuyendo, alejando en algunos casos. De repente me encuentro que lo que se daba naturalmente ahora requiere esfuerzo, persistencia.

Y es que la vida adulta te invade de responsabilidades que nos hacen perder la visión de lo importante. Y con importante me refiero a ese contacto humano, a tiempo de calidad compartiendo con la gente desde una charla trivial hasta lo mas serio que pueda pasar por nuestra cabeza.

Hombres y mujeres enfrentamos el mismo reto, pero como en otras áreas la mujer tiene mas obstáculos que vencer. Empezando porque si se decide dejar de trabajar ante la maternidad, tu vida se limita a balcuceos y si tienes suerte logras entablar una conversación de mas de 5 minutos con otra mamá en tus mismas circunstancias. Por el otro lado, si regresas a trabajar no perteneces al grupo de las mamás de tiempo completo en casa, ni al grupo de amigas sin hijos y solo encajas con ese grupo que es mas pequeño aún.

Los amigos de antes (aún con hijos) no invierten el mismo tiempo que requiere cultivar una amistad, cancelan a última hora o nunca se acuerda un plan para coincidir. El grupo de amigos cada vez es mas reducido y las oportunidades de verse pueden contarse con los dedos de una mano.

Ahora si se requieren planes maestros para poder mantener y hacer nuevas amistades. Están las redes sociales o los múltiples chats que solo te permiten tener el Resumen ejecutivo de la vida de alguien pero no hay ese parte esencial de las relaciones interpersonales.

Para mi y tal vez para otras mujeres, puede resultar desolador perder esa red social que enriquece la vida.

Lo más extraño de este comportamiento es que escucho a un sin fin de personas llevando solo cargas tremendas, pero nadie es capaz de ceder tiempo en sociedad para liberar esa carga. Creo que algo muy grave le esta pasando a la humanidad y puede ser el origen de cada vez mas casos de depresión, ansiedad y que son tratados como simples consecuencias del stress pero es más complejo al tratarse de un bienestar social y no solo el individual.

Es por eso que veo que este esfuerzo social es necesario y vital. Ese contacto real con la sociedad te mantiene conenctado contigo mismo, porque encontramos espejos en el otro.

Veo a muchas mujeres llevar el peso de la familia y es falso creer que la mujer es el pilar de una familia y/o la sociedad En esa creencia evitamos que las mujeres se atrevan a vivir, a vivir realmente. Las mujeres se vuelven en muchos casos queridas solo por lo que hacen y se olvidan de lo que son. La sociedad debe ser sostenida por un tejido de personas, hombres y mujeres por igual. Ese tejido debería permitir que cada miebro encuentre su lugar en esa estructura y a su vez comparta el peso que hay que sobrellevar. Esto creo que daría mas felicidad a todos pero estamos encasilllados en roles inflexibles y a veces injustos.

Los esfuerzos individuales sirven, pero se requiere algo mas grande para mover a la sociedad completa y se genere un cambio y no solo un moviendo circular que da la sensación de movimiento pero realmente no hay un rumbo, y donde solo se puede llegar al mismo puntos de antes.

Busco generar esas chispas, ese movimiento que me permita sentir que soy parte de.

Mujer y Sociedad, Mujeres Importantes

Dia de reflexión….

Hay días en los que me cuestiono más el sentido de la vida que otros. Hace un par de semanas me hicieron ver que muy frecuentemente solo intentamos vivir, o peor aún solo buscamos sobrevivir el día. Ya sea por la carga de trabajo, por lo demandante que puede ser cuidar a los hijos, sobrellevar las deudas. Los días, la vida se nos va en sobrevivir.

Es muy triste pero basta mirar alrededor para darse cuenta la gran cantidad de personas que podemos caer en este error.

Desde ese día no paro de preguntarme cual es el fin último de mi vida, que busco a largo plazo y como me muevo hacia esa meta cada día.

Hace un par de años tenía claro que quería vivir para mejorar la salud de otros y mi trabajo me complementaba perfectamente. Aún lo creo pero ahora entiendo que el trabajo no puede ser el único medio de lograrlo.

Una persona muy sabia también me dijo hace años, que la vida es como la rueda de una bicicleta, que hay que ver cual es el centro y cada línea va hacia ese centro y eso permite que gire la rueda.

Bueno, ese centro no es tan evidente actualmente.

Este blog me ayuda en ese sentido. En encontrarme con historias reales que vayan alimentando mi realidad. Conocer sueños hechos realidad que me inspiren a seguir en el camino.

En este día solo puedo agradecer por todo lo que tengo y lo que no tengo también, porque ambas cosas me definen y son resultado al mismo tiempo de quien soy.

Un día como hoy miro a la mujer que soy y busco esas fortalezas y esas debilidades intentando ser cada día mejor ser humano.

Ese pudiera ser un buen centro, pero requiero trabajar en ello para ponerle nombre y apellido concreto y dirigir cada rayo a ese centro.

En un día como hoy, doy gracias a la vida por su belleza y complejidad.

Mujer y literatura, Mujeres Importantes

Llorar cantando….

Este blog surge por mi pasión de aprender de otras mujeres, conocer un poco de sus vidas y trayectorias para inspirar algo nuevo en mi vida.

Mi segunda pasión es la música. Exploro todos los géneros buscando reconfortarme o dar lugar a la alegría a través de una canción.

Eunice Kathleen Waymony, o más conocida como Nina Simone, es un claro ejemplo de como a veces lloramos cantando.

Nina fue brillante desde pequeña, a los 4 años ya tocaba el piano y daba muestras de esa alma tan especial que tenía. Era extremadamente sensible y fuerte como para enfrentar una audiencia exigiendo que sus padres estuvieran sentados en primera fila y no en un rincón por el color de su piel, sin poder disfrutar del recital de su hija.

Nina vivió en una época donde el racismo era más evidente y entre otras cosas, ese racismo nos privó de una gran artista clásica. Pero Nina supo alzar la voz y no soltó la música. Su talento la llevó a ser una grande del jazz.

Antes de leer de ella, escuche varias canciones de su autoria y me cautivó su voz, su sensibilidad y fuerza que en una misma canción van de la mano. No hay que saber de su vida para vibrar con ella. Pero al leer mas de ella las cosas que se perciben en su música toman mas sentido y apellido.

Luchó, o mas bien yo diría, se defendió del racismo y esto se lee en la letra de sus canciones. Pero yo no diría que esa fue su gran batalla. Su gran proeza es vivir con trastorno bipolar.

Nina tuvo que enfrentar esos momentos llenos de euforia o de la mayor negativad que aleja todo y a todos. Pero tan grande era su talento que siguió brillando a pesar de si misma.

Nina no solo me llena el alma con su música, también me recuerda que podemos enfrentar el mundo con todas nuestras fuerzas, pero la verdadera batalla es contra nuestros propios demonios. Si perdemos control de nosotros mismos, lo perdemos todo.

Mujer y negocios, Placeres de la vida

Practicando la felicidad..

Hace tiempo que he querido hablar de Marie Kondo. Una mujer Japonesa cuyo proyecto profesional, de vida, ha sido inspirar a las personas a ser más feliz a través del orden. He leido el libro, he revisado diferentes entrevistas y ahora he visto algunos capítulos de Neflix de su nueva serie.

Como buena Japonesa, la disciplina y apego a su método es lo que la hace cruzar fronteras.

El método es relativamente sencillo. En 4 pasos logras reordenar los espacios y eso te generará felicidad.

El primer paso se enfoca en hacer una pila con toda la ropa que se cuenta, una pila por integrante o participante en el proceso de organización. Hay que tomar cada prenda y decidir si nos hace feliz o no. Todo lo que no nos produce felicidad, se va. Este principio se aplica en el paso 2 para los libros, en el paso 3 para los papeles y el paso 4 o KOMONO es el mas divertido porque abarca el resto de las cosas ; subdividido en las cosas del baño, de la oficina, la cocina y solo al final las cosas con valor sentimental. A través de prácticar el sentido de felidad, logramos soltar aquello con mas historia para nosotros.

Al leer el libro te encuentras con varios tips de organización , desde como doblar la ropa hasta como categorizar las cosas. Muchos de esos tips son terriblemente sencillos con un impacto fuerte.

Encuentro intensamente interesante que esta mujer con este método cuestione el nivel de felicidad que podemos sentir con lo mas simple. No creo que el orden en si sea lo que produce la felicidad, si no el proceso de prácticar, identificar lo que nos hace feliz, de identificar a que cosas nos aferramos que materializada en objetos se evidencia como esos apegos reducen tu espacio de movimiento.

El proceso es interesante al ser personal, ella no define cuantas cosas hay que tener, sino mas bien concientizar y enfocarse en lo positivo que tenemos.

Aprender a vivir simples, con lo necesario, te permite apreciar la vida.

Creo que el método lejos de dar resultados fabulosos a quien logran seguir paso a paso, es un método que puede enseñar un sin fin de cosas de acuerdo a las prioridades y vivencias de cada persona. Ojalá nos permitieramos estar más concientes de lo felices que ya somos, y quitarle peso a las cosas simples que no deberían restarnos satisfacción o impedir ver las que si nos hacen vibrar y sentir ese chispazo.

Mujer y negocios

Aprendiendo a soltar….

Increíble , 4 meses sin darme el tiempo para escribir algo. No he dejado de reflexionar o de encontrar mujeres admirables, es solo el deseo de querer saber mas de esos temas antes de publicar algo. Pero quiero cumplir mi proposito en este blog. Escribir refuerza, aclara las ideas.

Les compartiré acerca de una aplicación liderada por tres mujeres en México cuyo objetivo es comprar/vender ropa, zapatos o accesorios en buen estado y extender el uso de esas cosas, siendo esto un argumento de sustentabilidad. Dicha aplicación es “GoTrendier”. En lo particular, la aplicación no me llamó la atención por el tema de la moda en si, ni el tema de sustentabilidad. Si bien es verdad que la vida útil de una prenda pudiera ser extendida con el uso de esta plataforma, no garantiza que las vendoras en especial moderen su consumo de nuevas prendas, pero ese es otro tema.

Pero retomando mi objetivo central de este post, me llamó la atención porque admiro a las mujeres emprendedoras que encuentran en el ámbito de la moda una forma de ser exitosas y confio que eso les de felicidad (independientemente de lo que hagamos, tenemos que amarlo, realizarnos en esa actividad, a través de esa actividad).

Logré bajar la aplicación y me propuse hacer el ejercicio de practicar el soltar cosas, cosas que no sirven en mi vida pero que en ocasiones cuesta dejarlas ir. Pudiera parecer tonto, pero creo que podemos abordar nuestros miedos de diferentes maneras.

El primer escrutinio fue fallido, no seleccioné ninguna prenda y hasta desinstalé la aplicación. El segundo intento fue mejor. Logré identificar 5 piezas y subirlas. La respuesta fue increible, muchos likes (y no soy de las que contabiliza los likes en las redes sociales ) y logré vender una primera prenda y lograr hacer el envío. Ese saco logró salir de mi closet después de 5 años. Puede que el dinero haya sido un incentivo, pero logré sentir satisfacción en dar un paso que no había dado antes.

Eso me motivó a subir mas cosas, cosas que no uso en el último año o más con la esperanza que volverán a quedarme como antes. La realidad es que hay que aceptar quienes somos ahora y no aferrarnos a lo que fuimos. Podemos seguir trabajando en ser mejores, en perder peso por salud, pero no podemos regresar a algún momento particular del pasado. Deseo aceptar mi realidad, pero sobretodo disfrutarla. Seguiré con el ejercicio, para además de lograr más espacio en casa y recuperar algo de dinero, seguir practicando el soltar y dejar ir lo que no sirve.

Lo interesante será encontrar mis motivadores para soltar todo aquello que no me es ya funcional, y no hablo de ropa o cosas materiales únicamente, es aprender a Soltar miedos, incertidumbres, y todo aquello que hace mi camino más difícil. Espero soltar para seguir avanzando y disfrutar ese caminar.

Mujer y negocios

De Té y más….

Hace unos años descubrí que disfrutaba mucho una buena taza de té, y aprovechando que el trabajo me hacia viajar a distintos países logré probar sabores nuevos y aprender un poco de esta bebida milenaria. Sus beneficios, sus rituales etc.

Es un placer que cultivo cuando encuentro nuevas opciones y me aventuro a probarlos. Pero descubro con entusiasmo, que una mujer ha llevado este gusto a otro nivel y que lo ha profesionalizado.

Me refiero a Olivia Medina, quien en 1996 fundó una marca para ofrecer a los mexicanos desde los tes mas tradicionales hasta sabores frutales mas adaptados al paladar mexicano.

Ademas de agradecer la opción que me ofrece de adquirir de forma sencilla nuevos sabores (porque se pueden comprar en linea y llegan a la puerta de tu casa), me entusiasma saber que esta mujer mexicana sea reconocida como una de las mas importantes emprendedoras en este país , y Forbes considere que su negocio es una de las treinta promesas en Mexico.

Al descubrir a Olivia y su marca, revivió en mi este gusto adquirido por los tés y me invita a dar un paso mas. El portal de Olivia ofrece clubs para degustar de manera continua nuevos sabores y con esto adquirir nuevas experiencias a la par de que cada taza de té ofrece beneficios a la salud que no me caerian mal.

La realidad es que nuevamente, una mujer logra inspirarme y me produce entusiasmo el retomar algo que me permita hacer una pausa cada día para solo experimentar y deleitar mi olfato, gusto y mente.

A disfrutar…..

Mujer y literatura

De Fantasía….

Hace unos días tuve una de esas sorpresas de la vida que te hacen perder el ritmo diario, la planeacion y organización que te iba a permitir borrar algunos puntos de la lista de cosas por hacer. Pero asi llegan las cosas, cuando no estas preparado y de igual manera tienes que responder y resolver la situación para seguir dando los pasos que tu rutina te pide.

Al final del día, cuando pude reflexionar los sentimientos que se generaron con ese momento sorpresivo, mi mente solo pensó en una frase: “es la historia que nunca termina”, y me refería a la constante necesidad de tener que resolver situaciones inesperadas de la vida diaria que me van consumiendo. La boragine de la rutina que no me permite ser porque estoy ocupada en hacer.

Pero con el paso de los días, este momento reflexivo se volvió un chispazo al recordar una de mis peliculas favoritas de nombre “La historia sin Fin” o “Never ending story”. Esta pelicula de los 80s, basada en el libro de Michael Ende, siempre me ha causado fascinación, pero ahora le encuentro nuevas ideas que aportan mucho a mi vida adulta. Encuentro muchas similitudes entre esta historia y entre una vida rutinaria que nos puede llegar a consumir sin darnos cuenta.

A esa rutina implacable la asemejo con la NADA. Esa fuerza destructiva que acaba con un mundo entero y que nadie puede ver ni detener, pero todos sufren el poder de su destruccion . Y es que nunca se llega a conocer a la NADA en la película, se conoce a un representante pero la NADA no llegó a ser caraterizada por lo que la historia te permite crear tu Propia NADA

Mi NADA llega a ser mi todo, no es tan rápida como en la película pero es igual de efectiva destruyendo sueños. Y es que la rutina puede ser peligrosa cuando llena cada espacio y cada momento sin dar lugar a aquella semilla interna que nos permite crear.

Pero la historia nos da elementos y la respuesta para combatir a la NADA.

Nos cuenta que la tristeza, la desesperanza pueden acabar con la vida, como cuando el caballo de Atreyu, Artax, muere en el valle de la desolación. Los esfuerzos de Atreyu fueron en vano, porque solo quien sufre la tristeza puede hacer algo.

Nos cuenta como se puede tener suerte si se cree que las cosas pueden pasar. El dragon Falkor, no es en sí un dragón de la suerte, es un personaje que cree en las cosas y eso las hace posibles.

Bastian, que es el niño protagonista es mi espejo. Y es que en ocasiones podemos ver nuestra vida sin reconocerla, sin reconocernos protagonistas de la misma.

Al final la solución se vuelve sencilla, no obvia pero si sencilla. Cuando parecía que el mundo de Fantasía ya no existía, Bastian solo tuvo que volver a soñar, a imaginar y el mundo floreció nuevamente.

Con esta historia que me ha acompañado desde hace mucho, intento identificar esos sueños consumidos para volver a crearlos o crear nuevos. Y es que la NADA no puede ser todo………